viernes, 22 de junio de 2018

San José Cafasso, 23 de junio



«Gran maestro y formador de sacerdotes, así lo calificó Benedicto XVI. Tuvo como modelos a Felipe Neri y a Francisco de sales. Apoyó a Juan Bosco, quien heredó sus tácticas pedagógicas para llevar a los muchachos a Cristo»

 «Toda la santidad, la perfección y el provecho de una persona está en hacer perfectamente la voluntad de Dios (…). Felices nosotros si consiguiéramos verter así nuestro corazón dentro del de Dios, unir de tal forma nuestros deseos, nuestra voluntad a la suya, que formen un solo corazón y una sola voluntad: querer lo que Dios quiere, quererlo en el modo, en el tiempo, en las circunstancias que Él quiere y querer todo eso no por otro motivo sino porque Dios lo quiere».La explícita voluntad de seguir los dictados divinos por encima de cualquier afán particular, contenida en esta manifestación de José, fue una de las características de su vida. Benedicto XVI, al glosar su figura en una catequesis, lo calificó como «maestro y formador de sacerdotes».

Nació en Castelnuovo d´Asti, Italia, el 15 de enero de 1811. Penúltimo de cuatro hijos, pertenecía a una familia acomodada y cristiana. El beato José Allamano era su sobrino, lo había alumbrado su hermana pequeña, toda una señal de la espléndida labor pedagógica en la transmisión de la fe que hicieron sus padres con su prole. San Juan Bosco, natural de la misma localidad, menor que Cafasso y buen conocedor suyo, lo describió gráficamente cuando vistió por vez primera la sotana en 1827, a sus 16 años. Dijo que era «pequeño de estatura, de ojos brillantes, aire afable y rostro angelical».Por las respuestas que dio entonces, Don Bosco quedó admirado de su bondad. Sus padres no tuvieron problemas para instruirle en la fe porque enseguida mostró tal atracción por la virtud que hasta los vecinos le dieron el sobrenombre de il santetto.

Pronto manifestó su vocación sacerdotal. Se formó en el seminario de Chieri y fue ordenado el 21 de septiembre de 1833, mucho antes de lo acostumbrado, mediante dispensa. Había sido un estudiante excelente, pero no se sentía suficientemente preparado, y se afilió al Convitto San Francisco de Asís de Turín. Allí tuvo ocasión de impregnarse de la espiritualidad ignaciana y acoger el néctar teológico y moral de san Alfonso María de Ligorio. Fue tan valiosa su tarea docente como profesor de esta disciplina, que le confiaron su cátedra en el Convitto. Tenía 24 espléndidos años, un caudal de pasión por Cristo, una enorme ilusión por compartir su ideal con sus compañeros, y una santa inquietud por la formación cabal de los sacerdotes. Sabía que siendo grandes confesores cosecharían numerosos frutos.

Tras el fallecimiento del rector Guala, fue elegido unánimemente para sustituirle. Apreciaban su caridad, serenidad, prudencia, jovial alegría, paciencia y delicadeza; había elegido como modelos de vida a san Francisco de Sales y a san Felipe Neri. Atraía al confesionario, al que dedicaba horas, a muchas personas de distintas procedencias y estamentos sociales; le planteaban asuntos que requerían tacto sabiendo que él les ayudaría a resolverlos. Tenía presente «lo que pueda volverse en mayor gloria de Dios y en provecho de las almas».Todos los penitentes partían con el consuelo de haber sido atendidos por un hombre ejemplar, a través del cual veían la bondad y la misericordia de Dios. Su buen juicio se evidenciaba en certeros consejos que le hicieron acreedor de una fama bien merecida.

Sus pasiones fueron la Eucaristía, la Virgen y el papa.Fue un defensor de la ortodoxia; luchó contra el rigorismo y el jansenismo imperantes en la Iglesia. Su generosidad merecería capítulo aparte. Entre otros –y no solo a los pobres con los que ya ejercía su caridad siendo niño–, ayudó económicamente a Don Bosco para que pudiera cursar estudios. Después, fue benefactor de su obra, lo defendió y estuvo a su lado cuando le menospreciaron. Además, le hacía entrega de lo que recaudaba tras haber tocado el corazón de personas sobradas de medios. Bajo su amparo, del Convittosalían grandes y animosos directores espirituales. Algunos de sus alumnos fueron santos. Les decía: «Nuestro Señor quiere que lo imitemos en su mansedumbre». Tenía por costumbre compaginar sus enseñanzas con acciones encaminadas a despertar en ellos sentimientos de solidaridad. Les invitaba a acompañarle a las cárceles para visitar a los presos y acudir a barrios marginales. Esperaba que al ver el estado lastimoso de tantos desheredados pudieran hacerles todo el bien que estuviese en sus manos. Don Bosco heredó esta formidable táctica pedagógica que marcó su vida, dedicándose a rescatar a los muchachos abandonados, librándolos de las calamidades que había tenido ocasión de ver en las cárceles.

El padre Cafasso era estimadísimo entre los presos y condenados, a quienes ayudó materialmente; se entregaba a ellos sin medir el tiempo para obtener su conversión. Se cuenta que de 57 malhechores, algunos autores de crímenes espantosos, ninguno se le resistió; todos se confesaron arrepentidos. Cuando recibían la condena, que generalmente era la horca, los reos solían pedir como última gracia que les acompañara en ese postrer instante. Así rescataba sus almas. Se ve que tenía una fortaleza y temple singulares para soportar esas penas de las que era testigo, y una gracia especial para ese apostolado. Don Bosco cayó desmayado en una ocasión cuando vio el ajusticiamiento de un delincuente; no fue capaz de contemplar tan dramática escena.

A punto de entregar su vida a Dios, José escribió: «No será muerte sino un dulce sueño para ti, alma mía, si al morir te asiste Jesús, y te recibe la Virgen María».Le parecía hermoso morir en sábado, día de María, para ser llevado por Ella al cielo; lo dijo en un sermón. Se cumplió su sueño. Falleció el sábado 23 de junio de 1860. La oración fúnebre corrió a cargo de Don Bosco que plasmó sus sentimientos hacia el que había sido su director espiritual durante un cuarto de siglo. Cafasso fue beatificado por Pío XI el 3 de mayo de 1925, y canonizado por Pío XII el 22 de junio de 1947. El 23 de septiembre de 1950 este pontífice lo puso como modelo para los sacerdotes, comprometidos con el sacramento de la reconciliación, y en la dirección espiritual.

La entrada San José Cafasso, 23 de junio se publicó primero en ZENIT - Espanol.



Fuente: ZENIT – Espanol
via https://es.zenit.org/articles/san-jose-cafasso-23-de-junio-4/

Francisco a ZENIT: “Hay que elegir: o eres ecuménico o eres un proselitista”



(ZENIT – 22 junio 2018).- El Papa Francisco recalcó durante las preguntas de los periodistas en el vuelo papal de regreso de Ginebra que en el movimiento ecuménico “debemos eliminar una palabra del diccionario: proselitismo”, y señaló que no puede haber ecumenismo con proselitismo. “Hay que elegir: o eres ecuménico o eres un `proselitista´”, declaró el Santo Padre.

La corresponsal de ZENIT, Deborah Castellano Lubov, hizo la pregunta del grupo de habla inglesa al Santo Padre Francisco, en el avión, al regreso de su 23º viaje internacional, a Ginebra, Suiza, en peregrinación ecuménica, con ocasión del 70º aniversario de la fundación del Consejo Mundial de Iglesias.

La periodista de ZENIT preguntó al Pontífice si cree que la Iglesia Católica es una de las llamadas “Iglesias de la Paz”, dejando de lado la teoría de la “guerra justa”, recordando esta doctrina de la “guerra justa” debatida hace 2 años en el Vaticano.

A continuación, transcribimos nuestra traducción de la pregunta de Deborah Castellano, de ZENIT, y la respuesta del Papa Francisco.

***

Deborah Castellano Lubov: Gracias, Santidad. Santidad, en su discurso de hoy en la Reunión Ecuménica, usted se refirió al enorme poder del Evangelio.

Sabemos que algunas Iglesias del Consejo Mundial de Iglesias son las llamadas “Iglesias de la Paz”, que creen que un cristiano no puede usar la violencia. Recordemos que hace dos años, en el Vaticano, hubo una conferencia organizada para reconsiderar la doctrina de la “guerra justa”. Entonces, Santidad, la pregunta es si cree que es el caso de que la Iglesia Católica se una a estas llamadas “Iglesias de la Paz” y deje de lado la teoría de la “guerra justa”. Gracias.

Papa Francisco: Una aclaración: ¿por qué dices que hay “Iglesias de Paz”?

Deborah Castellano Lubov: Se les considera “Iglesias de Paz” porque tienen esta concepción de que una persona que usa la violencia ya no puede considerarse cristiana.

Papa Francisco: Gracias, entiendo. Ella ha puesto el dedo en la llaga… Hoy, en el almuerzo, un pastor dijo que tal vez el primer derecho humano es el derecho a la esperanza, y me gustó, y afecta un poco a este tema. Hablamos sobre la crisis de los derechos humanos hoy. Creo que tengo que comenzar con esto para llegar a su pregunta. La crisis de los derechos humanos parece clara. Se habla un poco de derechos humanos, pero muchos grupos o algunos países se distancian. Sí, tenemos derechos humanos, pero… no hay fuerza, entusiasmo, convicción, no digo hace 70 años, pero hace 20 años. Y esto es serio, porque tenemos que ver las causas. ¿Cuáles son las causas por las que hemos llegado a esto? Que hoy los derechos humanos son relativos. El derecho a la paz también es relativo. Es una crisis de derechos humanos. Esto creo que tenemos que pensarlo a fondo.

Luego, las llamadas “Iglesias de la Paz”. Creo que todas las iglesias que tienen este espíritu de paz deben unirse y trabajar juntas, como dijimos en los discursos de hoy, tanto yo como las otras personas que hablaron, y durante el almuerzo se discutió. La unidad por la paz. Hoy la paz es una necesidad, porque existe el riesgo de guerra… Alguien dijo: esta tercera guerra mundial, si lo hacemos, sabemos qué armas haremos, pero si hay una cuarta, lo haremos con palos, porque la humanidad será destruida. El compromiso con la paz es un asunto serio. ¡Cuando piensas en el dinero que gastan en armamento! Por esta razón, las “Iglesias de la Paz”: ¡pero es el mandato de Dios! La Paz, la fraternidad, la humanidad unida… Y en todos los conflictos, no debemos resolverlos como Caín, sino resolverlos con negociación, diálogo y mediación.

Por ejemplo, ¡estamos en crisis de mediaciones! La mediación, que es una figura jurídica muy valiosa, está en crisis hoy. Crisis de esperanza, crisis de los derechos humanos, crisis de mediación, crisis de paz. Pero luego, si ella dice que hay “Iglesias de la paz”, me pregunto: ¿hay “Iglesias de la guerra”? Es difícil entender esto, es difícil, pero ciertamente hay algunos grupos, y yo diría que en casi todas las religiones, pequeños grupos, un poco simplificando, diré “fundamentalistas” que buscan guerras.

Nosotros los católicos también tenemos algunos, que siempre buscan la destrucción. Y esto es muy importante tenerlo bajo tus ojos. No sé si respondí… Me dicen que la gente pide la cena, que es el momento adecuado para llegar con el estómago lleno…

Solo una palabra que quiero decir claramente: que hoy fue un día ecuménico, simplemente ecuménico. Y en el almuerzo dijimos algo bueno, que te dejo para que pienses sobre ello y reflexiones y hagas una buena consideración de esto: en el movimiento ecuménico debemos eliminar una palabra del diccionario: proselitismo. ¿Está claro? No puede haber ecumenismo con proselitismo, hay que elegir: o eres ecuménico o eres un “proselitista”. Gracias. Continuaría hablando porque me gusta, pero…

La entrada Francisco a ZENIT: “Hay que elegir: o eres ecuménico o eres un proselitista” se publicó primero en ZENIT - Espanol.



Fuente: ZENIT – Espanol
via https://es.zenit.org/articles/francisco-a-zenit-hay-que-elegir-o-eres-ecumenico-o-eres-un-proselitista/

La evangelización no conoce fronteras ni culturas, recuerda el Papa Francisco


VATICANO, 22 Jun. 18 (ACI Prensa).- “El mandato misionero no conoce fronteras ni culturas, pues todo el mundo es tierra de misión”. Estas fueron las palabras del Papa Francisco a los participantes del 18º Capítulo General de la Sociedad del divino Verbo que se celebra estos días en el Centro Ad Gentes de la localidad italiana de Nemi.

“Es el amor de Cristo que nos empuja a la renovación personal y comunitaria para fortalecer el compromiso de salir y anunciar el Evangelio. Para esto será necesario volver a mirar las raíces, ver dónde están arraigados, cuál es la savia que da vida a sus comunidades y a las obras que realizan, en cada rincón del mundo donde están presentes. Desde esta mirada a los orígenes, quisiera reflexionar en torno a tres palabras: confianza, anuncio y hermanos”, explicó.

El Papa preguntó: “¿Hasta dónde llega nuestra confianza en Dios, en su amor providente y misericordioso? ¿Estamos dispuestos a arriesgar, a ser valientes y decididos en nuestra misión?”:

Por otro lado, les aconsejó que “si están anclados en la Palabra de Dios, enraizados en ella, si la asumen como fundamento de sus vidas y dejan que esta arda en sus corazones, los irá transformando y hará de cada uno de ustedes un verdadero misionero”. “Vivan y déjense santificar por la Palabra de Dios, y vivirán para ella”, invitó.

Francisco recordó que “no estamos solos, somos Iglesia, somos un Pueblo” e hizo hincapié en prestar atención de aquellos “excluidos por la sociedad, abandonados a su suerte, pisoteados por intereses egoístas... Ellos también son nuestros hermanos que necesitan nuestra ayuda y experimentar la presencia de Dios que sale a su encuentro”.

 



Fuente: Noticias de ACI Prensa - Vaticano
http://www.aciprensa.com/noticias/la-evangelizacion-no-conoce-fronteras-ni-culturas-recuerda-el-papa-francisco-61214/

La Eutanasia supone una política de descarte de los enfermos dependientes



(ZENIT – 22 junio 2018).- La proposición de ley para despenalizar la eutanasia y el suicidio asistido, presentada por el PSOE en el Congreso de los Diputados el pasado 3 de mayo, e impulsada por el Parlamento de Cataluña, supone “un paso de gigante en la pendiente resbaladiza que rige la aprobación de estas leyes, saltando directamente de las leyes de varias comunidades autónomas que regulan las actuaciones sanitarias al final de la vida, a una clara eliminación de la vida humana considerada inútil”.

En este sentido, la proposición de ley “constituye una clara política de descarte de los enfermos dependientes y de los que padecen un sufrimiento físico o psíquico insoportable, términos flexibles y fácilmente adaptables a múltiples circunstancias en función de quién los aplique”. La cuestión de fondo es “considerar que las personas en estas circunstancias tienen una vida sin valor”.

Frente al acto u omisión conducente a eliminar la vida de una persona en la fase final de su vida que implica la eutanasia, una alternativa éticamente válida son los llamados ‘cuidados paliativos’. Estos “proporcionan realmente una muerte digna como la persona que es todo paciente, por muy deteriorada que esté su salud”, de ahí que los cuidados paliativos sean “la respuesta ética y deontológica en las graves situaciones que se producen a veces en la fase terminal de la vida, y no la eliminación del sufridor cuando no se puede eliminar el sufrimiento”.

La sedación terminal paliativa, aceptada por la Iglesia católica desde Pío XII en 1957, da solución al dolor y sufrimiento refractario a otros tratamientos. Las asociaciones médicas nacionales y mundiales “apoyan estas medidas y rechazan la práctica de la eutanasia por los médicos, formados para curar a veces, mejorar otras, y consolar siempre, como dice el antiguo aforismo”.

En la Comunidad Valenciana, el Consell ha preparado, a su vez, una normativa también en el ámbito de la enfermedad terminal. Se trata del proyecto de ley de derechos y garantías de la dignidad de la persona en el proceso de atención al final de la vida, que se encuentra de fase de La obstinación terapéutica y la la eutanasia constituyen una mala práctica médica y una falta deontológica seria ante el enfermo.tramitación en las Cortes Valencianas, y que fue presentado meses antes que la proposición de ley de ámbito nacional del PSOE. Ella contiene aspectos “positivos y otros que plantean dudas”. Entre estos últimos, se encuentra el que “se abre la puerta a la posibilidad de incurrir en desviaciones en otras disposiciones o reglamentos posteriores” basados en esa misma legislación. Así, por ejemplo, es que el proyecto de ley -que no hace una mención explícita del concepto de eutanasia ni de suicidio asistido- otorga al paciente una autonomía excesiva a la hora de determinar el tratamiento, pues, aunque el principio de autonomía del paciente es muy importante y totalmente lícito, como persona que es, lo que le da derecho a decidir sobre su salud, tal principio no debería ser llevado hasta el extremo de permitir al enfermo que acabe con su vida.

Según comenta el autor de este Informe, también en estas circunstancias hay que tener en cuenta un matiz religioso, al recordar que para la doctrina católica el ser humano “no es propietario de su vida sino administrador de ella”. “La vida nos la ha dado Dios a través de nuestros padres, no nos la hemos dado nosotros mismos, y no es nuestra, por tanto, no tenemos derecho a disponer de ella ni un solo minuto, y mucho menos los médicos”.

La calidad de vida

Otra cuestión que puede afectar a las normas que rigen la atención al final de la vida, guarda relación con el sufrimiento y la llamada calidad de vida. La calidad define el valor de las cosas, como un televisor que tiene buena imagen, y decimos entonces que es de calidad; pero “el valor de las personas se define por su dignidad, que es intrínseca por el hecho mismo de ser personas, independientemente de la calidad de su salud o de cualquier otra circunstancia”.

En cuanto a los aspectos positivos que tiene el proyecto de ley valenciano, cabe destacar la importancia que da el texto a la dignidad del paciente, al querer por ejemplo “garantizar su derecho a una habitación individual”. Tal pretensión contrasta con la situación en “algunos hospitales públicos valencianos”, donde todavía hay habitaciones con tres y cuatro pacientes, un entorno que “no es el mejor para fallecer”. Asimismo, es positivo que el proyecto de ley valenciano promueva los cuidados paliativos. La norma autonómica, de ser aprobada, prescribiría que estos cuidados sean instaurados en todos los hospitales y que se proporcionen también a los pacientes que los necesiten y que se encuentren en sus casas.

Otro aspecto elogiable es el hecho de que la normativa valenciana contemple la dimensión religiosa del paciente, algo que “otras leyes similares no contemplan”. Así, el proyecto de ley establece que se debe respetar la libertad del individuo en fase terminal en un hospital para solicitar asistencia religiosa, sea de la confesión que sea.

Otro de ellos es que el enfermo, aunque esté en su fase terminal, “tiene exactamente la misma dignidad que cuando trabajaba y hacía más próspera la sociedad con su labor”.

En suma, la normativa ha recogido valores que la Sociedad Española de Cuidados Paliativos o la Organización Médica Colegial de España “estaban defendiendo desde hace mucho tiempo”.

Ignacio Gómez Pérez

Observatorio Bioética

Universidad Católica de Valencia

La entrada La Eutanasia supone una política de descarte de los enfermos dependientes se publicó primero en ZENIT - Espanol.



Fuente: ZENIT – Espanol
via https://es.zenit.org/articles/la-eutanasia-supone-una-politica-de-descarte-de-los-enfermos-dependientes/

El Papa destaca el papel de los cristianos orientales ante un Occidente secularizado


VATICANO, 22 Jun. 18 (ACI Prensa).- El Papa Francisco hizo un llamado a ayudar a los cristianos de Oriente Medio, custodios de una importante “carga profética”, y pidió generosidad de acogida a los que huyen de la guerra, pues su testimonio tiene un gran valor en un Occidente secularizado.

El Santo Padre realizó este pedido durante la audiencia que concedió a los participantes de la Reunión de las Obras de Ayuda a las Iglesias Orientales (ROACO), que celebran estos días su Asamblea Plenaria que, este año, coincide con el 50 aniversario de su fundación.

El Papa valoró los diversos proyectos impulsados por la Agencia, “gracias a la generosidad de muchísimos fieles en todo el mundo”, que han permitido a las diferentes Iglesias Orientales Católicas, “tanto en la madre patria como en la diáspora, desarrollarse y llevar adelante el testimonio evangélico”.

En este sentido, subrayó que ese testimonio ha supuesto una dura prueba para los cristianos orientales, pues, con frecuencia, se ha llevado a cabo “en medio de dolores y persecuciones, primero por parte de los regímenes totalitarios de Europa Oriental, y, de forma más reciente, en medio del fundamentalismo y del fanatismo que, con pretextos religiosos y de conflictos, parecen no querer cesar, sobre todo en Oriente Medio”.

“La solidaridad concreta que habéis mostrado se ha dirigido a las emergencias de las guerras y de las migraciones, pero, principalmente, ha sabido garantizar la vida de la Iglesia, la actividad pastoral y de evangelización, las obras sociales y asistenciales”.

En su discurso, el Santo Padre subrayó la misión esencial de las Iglesias Orientales: “Las Iglesias Orientales Católicas, que son testimonios vivos de los orígenes apostólicos, están llamadas de manera especial a custodiar y a difundir la llama pentecostal”.

“Están llamados cada día a redescubrir la misma presencia profética en cada lugar donde son peregrinos. Comenzando por Jerusalén, Ciudad Santa cuya identidad y vocación peculiar debe preservar, más allá de las tensiones y de las disputas políticas, la presencia de los cristianos como pequeño rebaño que obtiene del Espíritu la fuerza para la misión de dar testimonio, hoy más urgente que nunca”.

Con esta misión de los cristianos de Jerusalén presente, el Pontífice hizo un llamado: “Que, de los lugares santos, donde el sueño de Dios se cumplió en la encarnación, muerte y resurrección de Jesucristo, llegue un renovado espíritu de fortaleza que anime a los cristianos de Tierra Santa y de Oriente Medio a comprender su vocación específica y a dar razón de la fe y de la esperanza”.

Dentro de esa misión de “los hijos e hijas de las Iglesias Orientales Católicas” tiene especial peso el encargo de “custodiar su carga profética, de anuncio del Evangelio de Jesús, también en los contextos a menudo muy secularizados de nuestro Occidente, adonde llegan como migrantes y refugiados”.

Por ello, pidió que “puedan encontrar acogida tanto en el ámbito práctico como en el ámbito de la vida eclesial, conservando y desarrollando el patrimonio de sus propias tradiciones”.

Francisco finalizó su discurso destacando que “gracias a la actividad de la ROACO, por medio de miradas y gestos de caridad que sostienen la vida de las Iglesias Orientales, el Sucesor de Pedro puede continuar su misión de búsqueda de posibles caminos hacia la unidad visible de todos los cristianos”.

 



Fuente: Noticias de ACI Prensa - Vaticano
http://www.aciprensa.com/noticias/el-papa-destaca-el-papel-de-los-cristianos-orientales-ante-un-occidente-secularizado-21174/

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...