viernes, 23 de febrero de 2018

Hoy la Iglesia celebra la Jornada de Oración y Ayuno por la Paz


VATICANO, 23 Feb. 18 (ACI Prensa).- Este 23 de febrero, primer viernes de Cuaresma, la Iglesia celebra la Jornada de Oración y Ayuno por la Paz en el mundo convocada por el Papa Francisco, con especial énfasis por Sudán del Sur, la República Democrática del Congo y Siria.

La convocatoria la hizo el Santo Padre al término del rezo del Ángelus el domingo 4 de febrero. En aquella ocasión pidió especialmente por los dos países africanos, sin embargo, este viernes 23, al término de los ejercicios espirituales con la Curia Romana, extendió sus intenciones a Siria, país del Medio Oriente que sufre una prolongada guerra civil.

Asimismo, el 4 de febrero Francisco también invitó “a los hermanos y hermanas no católicos y no cristianos a unirse a esta iniciativa en la modalidad que consideren más oportuna”.

“Nuestro Padre celeste escucha siempre a sus hijos que le imploran en el dolor y en la angustia: ‘Sana los corazones rotos y sana sus heridas’”, aseguró.

Según informó este viernes Vatican News, la invitación del Papa ha sido acogida por las conferencias episcopales de todo el mundo, especialmente en los países mencionados por Francisco.

Así, según la agencia vaticana Fides, los obispos de la República Democrática del Congo elaboraron un programa para todas las comunidades religiosas y parroquias, que comprende la liturgia de las horas, la Misa, el rezo del Rosario, la adoración Eucarística y un Vía crucis.

En Sudan del Sur, el Arzobispo de Juba, Mons. Paulino Lukudu Loro, presidirá la oración a la cual han invitado a los fieles de otras confesiones cristianas y a la comunidad musulmana. Este país, que se independizó en 2011, sufre una guerra civil de dos años y medio, con más de cien mil muertos y millones de desplazados.

La República Democrática del Congo enfrenta una inestabilidad política luego de la negativa del expresidente Joseph Kabila de dejar el cargo y convocar a nuevas elecciones. Los conflictos han causado cuatro millones de refugiados, además del secuestro de civiles y sacerdotes.

La jornada convocada por el Papa también fue acogida en Venezuela, donde la Nunciatura ha organizado un encuentro ecuménico para rezar también por el fin de la crisis política y económica.

Según Vatican News, la Nunciatura en Argentina invitó a los obispos y fieles a unirse en oración para pedir la conversión de los corazones “de quienes guían a las naciones” necesitadas de paz.

También te puede interesar:

El #PapaFrancisco consoló a familiares de víctimas de avalancha en #Italia y aseguró que "la paz cristiana no es anestesia" @Pontifex_es https://t.co/iLvNBXfKjW

— ACI Prensa (@aciprensa) 25 de enero de 2018

Fuente: Noticias de ACI Prensa - Vaticano
http://www.aciprensa.com/noticias/hoy-la-iglesia-celebra-la-jornada-de-oracion-y-ayuno-por-la-paz-28066/

Beata Josefa Naval Girbés, 24 de febrero



«Su vida fue una sencilla ofrenda por amor a Dios, a la parroquia y al pueblo. Desde su condición de terciaria carmelita supo ganarse a todos con sus muchas virtudes, llevándoles a la fe. Fue devota de la Eucaristía y de María»

Josefa, la popular y entrañable señora Pepa, estimada por sus vecinos, era una de esas mujeres entregadas a las necesidades ajenas que pasan por el mundo con exquisita caridad. Y cuando ésta se ejerce de forma tan cercana y natural, cuajada de sencillez evangélica, como hizo ella, los gestos de ternura inmersos en el paisaje cotidiano parecen entrar dentro de lo ordinario, de lo previsible; es el fruto de la costumbre. Como es tan fácil habituarse a recibir las dádivas de una persona generosa, a veces, aunque sea de manera inconsciente, puede terminarse por no valorar su quehacer.

Desde que nació en Algemesí, Valencia, España, el 11 de diciembre de 1820, esta beata fue acogida con la alegría que comporta ver cómo florece la vida trayendo consigo el aroma del Creador. Además, el gozo era especialmente visible en el hogar de Francisco y Josefa María que sería bendecido con cinco hijos, prole que ella inauguraba. Poco a poco, con sus virtudes se convirtió en una especie de talismán para los habitantes de su ciudad natal. La pérdida de su madre, cuando tenía 13 años, le instó a depositar su desolación en el regazo de la suprema maestra del dolor: María. En la capilla de los dominicos, postrada de hinojos ante la imagen de la Virgen del Rosario, anegada en llanto se puso bajo su amparo pidiéndole que fuese su madre. A partir de ese momento, Ella sería su punto de referencia. Y seguramente influyó en su decisión de consagrarse a Dios por completo a sus 18 años con voto perpetuo de castidad.

El párroco de San Jaime, Gaspar Silvestre, durante casi tres décadas la condujo firmemente por el sendero de la virtud. Pero ella correspondía con inestimable ayuda atendiendo la parroquia, ocupándose de los ornamentos litúrgicos y del cuidado de los altares. Se había formado en la Enseñanza, escuela que dependía del cabildo catedralicio, y paralelamente, mientras contribuía con su trabajo a las tareas domésticas, aprendió el arte del bordado que ejecutaba con maestría. De esta cualidad se beneficiaba la parroquia en la que se podían apreciar las primorosas labores que salían de sus manos. Y fue además un instrumento fecundo para su apostolado, ya que puso a merced de jóvenes y niñas su buen hacer transmitiéndoles gratuitamente sus conocimientos en un espacio habilitado al efecto en su propio domicilio. Era una ocasión única, que no desperdició, para compartir la fe con ellas y con las madres que las acompañaban mientras les daba clases de lectura o las adiestraba en la costura y bordado. Pero también amas de casa y niños salieron fortalecidos de la «escuela dominical» desde la que catequizaba.

Sin otro anhelo que ofrendarse a sí misma en el entorno que la vio nacer, se hizo terciaria carmelita. Su afán era llevar a todos a Dios. «¡Almas, almas para Dios! ¡No quiero que se condenen! ¡Señor, ayúdame a conseguirlo!», era su ferviente súplica. Por eso aprovechaba cualquier situación en las que se veía inmersa para evangelizar. Era bien conocida por su generosidad ilimitada. Atendía y socorría a huérfanos y toda clase de desfavorecidos, consolaba a los enfermos, a quienes visitaba asiduamente, y siempre disponía de sus recursos económicos para ayudar a quien lo precisaba. Supo ganarse a la gente con su talante clarividente, conciliador, lleno de prudencia, puesto de relieve en los acertados consejos que proporcionaba a unos y a otros.

Además de participar diariamente en la misa, dedicaba muchas horas diarias a la oración, clave en toda consagración que culmina en los altares. El ejercicio de las virtudes de la humildad, paciencia, abnegación, silencio y fidelidad en la obediencia eran características en su vida. Siempre mostró su devoción a la Eucaristía y a María. Entre los santos, tenía predilección por Juan de la Cruz. Con su autoridad moral contribuyó a que muchos alejados se integraran en la parroquia. De la multitud de actos de caridad que se podrían referir de ella, el brillo de esta virtud principal se hizo particularmente ostensible durante la epidemia de cólera de 1885.

Su existencia prosiguió sin mayor notoriedad, guiada por el afán de hacer el bien a todos, hasta que la sencilla y fecunda ofrenda de amor que había trazado con su vida esta admirable laica, culminó el 24 de febrero de 1893 cuando tenía 73 años. Juan Pablo II la beatificó el 25 de septiembre de 1988.



Fuente: ZENIT – Espanol
via https://es.zenit.org/articles/beata-josefa-naval-girbes-24-de-febrero-4/

Unión espiritual con Sudán del Sur y Rep. Democrática del Congo



(ZENIT – 23 feb. 2018).- La Iglesia reza hoy por la paz en la República Democrática del Congo y en Sudán del Sur, dos países africanos lacerados por conflictos que están matando y haciendo morir de hambre a las poblaciones locales, pero la intención de oración se extiende a todo el mundo en guerra.

El Papa Francisco convocó esta Jornada Mundial de ayuno y oración en el Ángelus del pasado 4 de febrero con un fuerte llamamiento en el que “pidió compromiso en escuchar el grito de angustia que que sale de estas tierras”, señala ‘Vatican News’.

Asimismo, el Santo Padre se unió a las oraciones por la paz en la República Democrática del Congo, en el Ángelus del 11 de febrero de 2018, que presidió en la plaza San Pedro en presencia de unas 30.000 personas.

“Dirijo una llamada insistente para que nosotros también escuchemos este grito y, que cada uno, en conciencia, delante de Dios, nos preguntemos: `¿Qué puedo hacer yo mismo por la paz?´”, planteó el Papa desde el balcón del Palacio Apostólico.

31 guerras en 2017

La llamada del Santo Padre para pedir por la paz es una respuesta concreta al grito silencioso de tantas víctimas en todo el mundo. Un total de 31 guerras y conflictos armados tuvieron lugar en 2017, según estudios realizados por el Grupo de Investigación de Causas de Guerra de la Universidad de Hamburgo en Alemania., apunta Ayuda a la Iglesia Necesitada.

La fundación pontificia Ayuda a la Iglesia Necesitada, que ha apoyado el continente africano con casi dos mil proyectos y más de 24 millones de euros durante el 2017,  invita a todos su benefactores y colaboradores a unirse a la jornada de oración y ayuno el viernes, 23 de febrero.

Deseo del Papa de visitar estos países

“El Santo Padre conoce muy bien la trágica situación por la que están pasando ambos países”, apunta el prelado congoleño. “El Papa tenía el gran deseo de visitar ambos lugares”, asegura el obispo congoleño de Kikwit, Mons. Timothée Bodika Mansiyai, pero tuvo que cancelar ambos viajes.

“No ha podido estar físicamente presente en estos países, pero nos acompaña espiritualmente”, declaró el obispo africano a Ayuda a la Iglesia Necesitada– “que sigue de cerca la tensa situación que atraviesa la República Democrática del Congo la represión y abusos de los que son víctimas los sacerdotes, los religiosos, las religiosas y los cristianos católicos. Dios escucha las lágrimas de su pueblo.”



Fuente: ZENIT – Espanol
via https://es.zenit.org/articles/union-espiritual-con-sudan-del-sur-y-republica-democratica-del-congo/

EEUU: Los Obispos anuncian el Día Nacional de Llamadas por los Dreamers



(ZENIT – 23 feb. 2018).- Numerosas instituciones de la Iglesia católica se dedican a proteger al migrante. En estos momentos, la lucha principal está concentrada en los jóvenes de Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA, por su sigla en inglés).

Se trata de una orden ejecutiva del expresidente Barack Obama del año 2012 que se dio con el fin de beneficiar a un grupo importante de inmigrantes que llegaron al país antes de cumplir los 16 años, que no cuentan con residencia legal en Estados Unidos, que progresan en sus estudios y no han sido convictos por delito grave.

Son llamados soñadores, “dreamers” en inglés. 800.000 jóvenes se presentaron para ser admitidos en este programa. Los mismos tienen protección legal, pero esta caducará el día 6 de marzo, por orden del presidente Donald Trump. Para que estos jóvenes no pierdan la protección que les otorga la orden ejecutiva DACA, y para proteger a un millón más, se han acentuado potentemente las acciones de petición a los legisladores, para que traten el tema y mantengan los derechos adquiridos.

La semana pasada el Senado no logró reunir los 60 votos necesarios para avanzar en el debate sobre los beneficiarios de DACA. Por esta razón, el cardenal Daniel DiNardo de Galveston-Houston, Texas, presidente de la Conferencia de Obispos Católicos de Estados Unidos (USCCB); el arzobispo José Gómez de Los Ángeles, vicepresidente de USCCB, y el obispo Joe Vásquez de Austin, Texas, presidente del Comité sobre Migración de USCCB, emitieron conjuntamente la siguiente declaración:

“Nos sentimos profundamente decepcionados de que el Senado no haya podido reunirse de manera bipartidista para asegurar protección legislativa a los dreamers. Al estar ya por vencer la fecha límite este 5 de marzo, pedimos una vez más a los miembros del Congreso que demuestren el liderazgo necesario para encontrar una solución justa y humana para estos jóvenes, que diariamente enfrentan creciente ansiedad e incertidumbre.

También estamos anunciando un ‘Día Nacional Católico de Llamadas para Proteger a los Dreamers’. Este próximo fin de semana, pediremos a los fieles de todo el país que llamen a sus miembros del Congreso el próximo lunes 26 de febrero para proteger a los Dreamers de la deportación, proporcionarles un camino hacia la ciudadanía y evitar cualquier daño a las protecciones existentes para las familias y menores no acompañados.

Nuestra fe nos compele a estar con los vulnerables, incluyendo a nuestros hermanos y hermanas inmigrantes. Siempre lo hemos hecho, pero ahora debemos mostrar nuestro apoyo y solidaridad de una manera especial. Ahora es el momento para la acción.”

Los Obispos piden que en el llamado a los legisladores, se les solicite proteger de deportación a los soñadores, que se les provea un camino a la ciudadanía, y que se evite dañar en este proceso a la protección existente a familias y a menores sin la compañía de adultos.

Para participar en la campaña los Obispos piden llamar el lunes 26 de febrero a los legisladores del Estado de residencia del peticionante, al número 855-589-5698 y visitando https://justiceforimmigrants.org/what-we-are-working-on/immigration/daca-resource-page/.

La Conferencia de Obispos ofrece videos sobre este tema en su canal de Youtube y en Facebook.com/USCCB. Se ofrece también información para apoyar a los soñadores en https://justiceforimmigrants.org/ y en https://www.sharejourney.org/.



Fuente: ZENIT – Espanol
via https://es.zenit.org/articles/eeuu-los-obispos-anuncian-el-dia-nacional-de-llamadas-por-los-dreamers/

“Gracias por recordarnos que la Iglesia no es una jaula para el Espíritu Santo”



(ZENIT – 23 feb. 2018).- “Gracias por recordarnos que la Iglesia no es una jaula para el Espíritu Santo, que el Espíritu también vuela y trabaja fuera”.

El Papa Francisco ha dirigido esta mañana, 23 de febrero de 2018, al final de los ejercicios espirituales para la Curia Romana, unas palabras de agradecimiento al predicador D. José Tolentino de Mendonça, vice rector de la Universidad Católica de Lisboa y consultor del Consejo Pontificio de la Cultura.

“Gracias por esta llamada a abrirnos sin miedo, sin rigidez, para ser suaves en el Espíritu y no momificados en nuestras estructuras que nos encierran”, ha dicho Francisco, señala la Santa Sede en un comunicado de prensa.

En nombre de todos, el Papa ha agradecido al sacerdote portugués su acompañamiento durante estos días, y ha expresado su gratitud por haberles hablado de la Iglesia, por hacerles “sentir a la Iglesia, esta pequeña grey”. “¡Y también por habernos advertido de que no lo “encojamos” con nuestras mundanidades burocráticas!”.

El Obispo de Roma ha dicho al Predicador: Con las citas y las cosas que Usted nos ha dicho nos ha mostrado cómo trabaja en los no creyentes, en los “paganos”, en las personas de otras confesiones religiosas: es universal, es el Espíritu de Dios, que es para todos.

También hoy hay “Cornelios”, “centuriones”, “guardianes de la prisión de Pedro” que viven una búsqueda interna o saben cómo distinguir cuando hay algo que llama, le ha trasmitido el Pontífice.

“Gracias, Padre –ha expresado Francisco– Y siga rezando por nosotros. Como decía la madre superiora a las monjas: “¡Somos hombres!”, Pecadores, todos. Gracias, Padre”.

Oración por Sudán del Sur y el Congo

Ho, 23 de febrero de 2018, terminan los ejercicios espirituales de la Curia Romana y del Papa Francisco en la localidad italiana de Ariccia, con la celebración de la Jornada de ayuno y oración por Sudán del Sur, el Congo y también Siria que el Santo Padre convocó el pasado 4 de febrero de 2018 durante el rezo del Ángelus.



Fuente: ZENIT – Espanol
via https://es.zenit.org/articles/gracias-por-recordarnos-que-la-iglesia-no-es-una-jaula-para-el-espiritu-santo/

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...